Cómo elegir una Fotoprotección adecuada. Parte I

Llega el momento de enfrentarse al Sol, de cómo elegir una fotoprotección adecuada y sobre todo, tener las ideas claras de cómo usarla, para conseguir superar el verano con una piel sana. ¿Nos dejas ayudarte?, empezamos…

Hemos de entender, que “lucir moreno”, no es necesariamente sinónimo de Salud al igual que renunciar a él y optar por el “blanco nuclear”, tampoco lo es de estar enfermo. Son modas y gustos personales que por supuesto tendremos que respetar pero vamos a daros la info adecuada para que ninguna de las dos opciones (moreno Armani o blanco Nicole Kidman), se convierta en un problema para tu salud; aunque desde ya te digo que la primera opción nunca va a ser muy saludable.

Sol y fotoprotección
¿Bonito eh?  Pincha en la foto y conoce otro paraíso, Hierbicas. En nuestras publicaciones encontrarás los fotoprotectores por los que nosotras apostamos.

 

Así que como para todo en la vida, aplicaremos el sentido común para elegir una fotoprotección adecuada y después de leer este post (y la segunda parte si te animas), tendremos las armas necesarias para que el astro Sol no se convierta en nuestro peor enemigo.

No siempre es necesario huir del Sol:

Pensad que necesitamos que nos de el sol, mejor no en la cara, pero si en otras partes del cuerpo y tampoco en las horas centrales del día que ya sabemos que son fatales para nuestra piel. Pero los seres humanos lo necesitamos para (entre otras muchas cosas), sintetizar Vit. D.

Esta vitamina es súper importante ya que está relacionada con la salud ósea, con nuestro sistema endocrino, con el funcionamiento del sistema inmune…Lo más tremendo es que en estos momentos en España (uno de los países con más tasa de Sol de toda Europa y parte del extranjero), resulta que estamos teniendo una pandemia de déficit en esta Vit.

Quizá nos hemos pasado de vueltas y huímos del Sol incluso cuando no hay que hacerlo. Yo he visto mamás y papás embadurnando de cremas solares en el parque a los peques a las 17h de la tarde, no nos pasemos ¡que les tiene que dar el Sol!. Bueno pero esto de la Vit. D es otra guerra y si queréis otro día la abordamos.

Ahora aquí vamos a ver cómo elegir la fotoprotección adecuada para lucir así una piel sana y no sólo durante el verano (que por supuesto), si no en cualquier lugar y estación del año. Vamos al lío.

Cómo elegir la Fotoprotección Perfecta:

Lo primero, conocer a lo que nos enfrentamos al querer “lucir moreno”. El cuerpo protege nuestra piel del Sol produciendo un pigmento llamado melanina, que absorbe la radiación y hace que la piel adquiera un tono bronceado y de ahí que si nos pasamos en tiempo de exposición solar o si no usamos la fotoprotección adecuada, adquiramos el tono “cangrejo guiri”. Quedamos pues que el moreno, es un mecanismo de defensa de la piel contra la nociva Radiación Ultravioleta.

Tipos de radiación:

La piel ha de protegerse de varias radiaciones, pero nos vamos a fijar en dos que le pueden afectar y una que….todo se andará…:

UVA: que no queman, pero como alcanzan las capas más profundas de la piel, generan Radicales Libres (sustancias oxidantes), que causarán a largo plazo envejecimiento prematuro de la piel, alergias, algunos tipos de cáncer…. Éstas atraviesan la atmósfera terrestre.

UVB: son las causantes de las quemaduras solares, llegando a dañar incluso el ADN de las células de la piel, además de ocasionar daño ocular como por ejemplo cataratas (de ahí la importancia de llevar gafas adecuadas, hablaremos de ello en el siguiente post). Éstas, son filtradas en parte por el ozono.

UVC: éstas son radiaciones más potentes que las anteriores, pero afortunadamente (y de momento) estamos protegidos de ellas por la Capa de Ozono ¿os suena?. Hoy no nos afectan, pero si el día de mañana (que al paso que vamos será anteayer) estas radiaciones se filtraran…, sería fatal para nuestra piel.

Fotoprotección Solar
Un truco para saber si el Sol que estás tomando es dañino, es fijarte en tu sombra. Lo explico en el siguiente post.

¿Qué es el Factor de Protección: FPS

Empezamos por explicar el Factor de Protección Solar, que es el número que indica la capacidad que presenta el producto para protegernos de los UVB (recordad que son los maaaaaloos), aunque la protección debe ser para ambos UVA y UVB.

Ahora vamos con lo del “numerito”; cuando vamos a comprar una crema solar, vemos en la caja o el bote 6, 15, 30, 50.. éstos números, reflejan el tiempo que podemos exponernos al Sol sin que aparezca eritema (rojez) en condiciones normales.

A ver si nos entendemos poniendo un ejemplo: Si tu eres capaz de exponerte al Sol el primer día de playa o piscina y estar 15 minutos hasta que tu piel empieza a coger un tono “rojillo”, un factor de protección 15 te protegerá del Sol durante 225 minutos sin riesgo. Habremos de multiplicar el tiempo de exposición sin rojez, por el numerito de la caja, en el ejemplo sería 15minutosX15 de factor=225minutos. Si escogemos un factor 50 serían 750min.

¡¡Un momentoooooo que aquí todo no vale!!, esta es la regla general,  pero vamos a aplicar aquí el sentido común que os pedía a comienzo del post, además de unas reglas básicas de oro que todos debemos conocer.

En el primer ejemplo, los 225 minutos serían reales si:

No sudas, no te bañas, no te vistes después de ponerte la crema, no te restriegas por la toalla, no te pulverizas agua mientras tomas el sol (cuidado con esto porque las gotas de agua, hacen de lupa y aumentan la rapidez de quemar la piel), vamos que deberías estar en la playa o piscina en estado “vegetativo” ¿difícil no?. Además de todo esto serían minutos reales si no estás dentro de estas excepciones:

Excepciones Básicas:

Cuidado con los más pequeños y el Sol

Bebés menores de 6 meses: a éstos mejor no exponerlos al Sol de ninguna manera, pero si tenemos hermanos mayores rondando, la cosa se complica así que podemos optar por embadurnarlos de fotoprotector, sombrilla, sombrerito y ropa con factor de protección (comprada eso si, en un sitio de fiar). Veréis que pone UPF e indica con numeración también, el factor de protección de rayos UV en las prendas. Y cuidado con querer ahorraros unos cuartos y ponerles una camiseta de algodón vieja que eso no funciona puesto que el algodón mojado, puede perder hasta un 50% su UPF…

Infancia: yo soy madre de dos peques y entiendo que la guerra de extenderles la crema es…Buff ¡¡mira, sudo sólo de pensarlo!! Pero esta batalla no hay que perderla nunca. En esta época de la vida, la piel es más “tierna” y su concentración de melanina (nuestro protector interno del que ya os he hablado), es todavía escasa.

Tomaros en serio que la piel tiene “memoria”y la radiación se acumula a lo largo de la vida. Casi el 80% del cáncer de piel y el envejecimiento derivado de la exposición al Sol, se puede evitar con una buena fotoprotección en los 20 primeros años de vida.

Yo reconozco que mi madre con cuatro hijas, era muy fácil para mi, escabullirme a la hora del reparto de la crema y me he llevado más de un disgusto con la espalda al rojo vivo (y que mal se pasa, creo que ahora tengo ”Solfobia” por esto), pero es cierto que ahora llevo años huyendo del Sol y le voy ganando terreno a lo de acumular Radicales Libres que puedan seguir dañando mi piel.

Embarazo: estamos creando, creando, hormonas alborotadas….mejor sombrero de ala ancha, bien de crema y que se encargue del mayor papá o los yayos o la vecina del quinto…

Ancianos: etapa de la vida en que la piel se vuelve más débil y fina de nuevo. Además de que pocos se salvan del siguiente punto…

Toma de medicamentos: Sobre todo con sustancias fotosensibilizantes y para saber si los que tomáis son de este grupo ¡mirar el prospecto que lo pone! y cuidado que no son tan raros. ¿Os suenan cientos de jovencitas vuelta y vuelta al Sol?…pues los anticonceptivos son uno de este grupo de medicamentos y los corticoides, antidepresivos, antidiabéticos … Aquí también podemos apuntar el conocido Hipérico (o hierba de San Juan), las esencias de cítricos como la bergamota, limón…presente sobre todo en los perfumes y aguas de colonia.

 

Tipos de filtros fotoprotectores

Existen 2 filtros básicos:

Filtros físicos o minerales:

Son pigmentos minerales, opacos a la luz que producen una barrera física protectora entre la piel y el sol. Actúan como un espejo reflejando los rayos UV. Su efectividad es inmediata (por su efecto pantalla). No hace falta aplicarlos en casa antes de salir, mejor ¿no?, menos rollos.

Una de sus mayores ventajas, es la amplia protección y tolerancia cutánea, reduciendo la sensibilidad y las alergias que pueden provocar los filtros químicos.

Además son efectivos a altas temperaturas, acordaros que siempre andamos metiendo la crema debajo de la toalla para que no le de el sol, ¡pero si ahí debajo se puede cocinar un pollo!, que calor ahí debajo hace también. ¡¡Que es una toalla, no la capa de Superman!!

Otra de las ventajas que parece que no va con nosotros, pero cada vez vamos dándole la importancia que tiene, es que éstos filtros son biodegradables, no contaminan el medio acuático, no son ecotóxicos. Sé que para muchos todavía les parece que esto del medioambiente no va con ellos, pues cuidaros de ir a países con más educación medioambiental que el nuestro y veréis cómo protegen sus mares y océanos, como lleves filtro químico, ¡¡¡no entras en sus playas!!!.

 

Filtros químicos:

Los aceites que emplean son minerales (procedentes del petróleo), mal empezamos. Sus conservantes sintéticos, contienen siliconas y con todo este cocktail, la tolerancia cutánea es peor y pueden provocar irritaciones. Actúan porque al colocarlos en la piel, tienen lugar unas reacciones químicas, absorbiendo los rayos UV y modificándolos para minimizar su impacto. Empiezan a actuar a los 20/30 minutos (odioso tiempo de espera para los más pequeños y padres). En cuanto a la fotoestabilidad, los filtros químicos, pueden perder su efectividad si el producto se expone a altas temperaturas. Mejor que debajo de la toalla, ¡meterlos en la neverita con las cervezas frescas!…

Y para terminar, algo para mi muy importante, no son biodegradables, pueden contener ecotóxicos que resultarán (no muy a la larga…) perjudiciales para el medioambiente contaminando el medio acuático.

Fotoprotección solar
Elegir una Fotoprotección de calidad es indispensable para nuestra salud

Llegado el final de este primer post sobre fotoprotección solar, os habréis dado cuenta que se me ve el plumero en cuanto a qué cremas solares son para mi la mejor opción. Pero está claro que cada uno es muy libre de elegir el que le parezca mejor. Si queréis saber más sobre falsos mitos de la fotoprotección y consejos para aplicaros correctamente la crema solar y que así podáis disfrutar tranquilamente del Astro Rey, nos vemos en el siguiente post.

Gracias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies